El método Kaizen para el mejoramiento continuo

La técnica definitiva japonesa para vencer la pereza

Volver al gimnasio, aprender un idioma, estudiar algo nuevo, comer mejor… Todos comenzamos el año cargados de buenos propósitos, pero con el paso de los meses la mayoría se quedan en agua de borrajas.

Algunos no encuentran nunca el momento de comenzar sus nuevos proyectos o simplemente acaban dejándolo todo para otro día. Otros realizan una buena planificación, pero suelen pasarse de exigentes y pronto comienzan a fallar. ¿Sabes por qué sucede esto?